Apuestas

Informacion sobre las apuestas en internet

Blogalia, anunciate con nosotros

TRES IDEAS SÓLIDAS PARA GANAR

Pedrea - Predicciones de Loteria 2010 - Loteria de navidad - Pedrea 2010




Si quieres ganar un amigo adepto para tu causa, convéncelo primero de que eres su amigo sincero.

Abraham Lincoln.

Los desposeídos tienen un mundo que ganar.

Karl Marx

Sobre la idea de ganar debe presidir sin excepción la visión de un conjunto de personas, hechos y circunstancias. El cómo, el modo, lo es todo. La diferencia que separa al campeón del miserable.

Antonio Socias Matas.

Queda inaugurada la categoría cash . Bienvenidas/os.

 Cuando hablamos de cash, Ganar es un propósito consciente y superior, ajeno a lo accidental y episódico, más cuando nos referimos a ganar con propiedad y no al producto de la suerte. Día a día. Sacrificio, esfuerzo, autocontrol, conciencia y consciencia. En los torneos esos atributos te situarán arriba con regularidad. Sin esos valores solo serás alguien con suerte muy de vez en cuando.

  Esta propuesta no va encaminada a personas que se plantean el póquer como una opción lúdica, sinó como una tarea con verdadera vocación y orientación profesional. Hoy en día se es profesional del póquer por dos motivos: 1) Porque tienes ese don que como mínimo te permite sobrevivir en una actividad que tiene de trabajo el compromiso que te sujeta a la mesa para conseguir los objetivos diarios de rakeback en función del nivel en que te desenvuelves. Para ello y sobre la base de ese don de temple está la investigación, el conocimiento de las tendencias y el proceso adaptativo, fundamentales, complementarios y definitivos en su concurso si pretendemos hablar de rentabilidad como de una costumbre. 2) Del segundo hablamos en el artículo anterior si recordáis ” El corazón sigue siendo amigo”. En él trataba de poner sobre la mesa herramientas cognitivas que resultaran útiles a personas cuya especialización cerebral hemisférica no fuera la más adecuada y connatural a lo que conocemos como el perfil ideal de jugador de la Europa del Norte: Frío y calculador. Estamos en España. Somos sociables, próximos, abiertos ello revierte un efecto negativo a priori y uno positivo. El negativo es que por las mismas características que indican esos rasgos, tendemos a un juego algo loose, menos paciente, un punto más especulativo. Y la parte positiva es que no quedamos huérfanos en opciones y nos podemos alinear con perspectivas de ventaja con un mercado aun más especulativo, luego rentable: el norteamericano. Jugadores que ven un as y te siguen hasta el river, Buscadores, como un día me ilustró Jacques The Cat en una interesante conversación, a efectos de denominar con propiedad a este tipo de jugadores que raya entre lo loose y lo maníaco. Nuestra área más rentable. short handed: rango de manos más amplio, mayor agresividad, mayor número de manos por hora (90-95 manos/hora) y lógicamente, más rakeback. Más acción en definitiva.

 Ser profesional no tiene porque significar necesariamente ganar millonadas, ni tan sólo ser famoso. Ese perfil puede ser una persona de la calle, un vecino, sin llevar una vida ostentosa. El póquer sencillamente satisface las expectativas de una persona que sin rayar en la precaridad ni en la austeridad, es renuente a los gastos superficiales. Esos mitos responden más a una idiosincrasia generalizada respecto de modelos que han prodigado el cine y la literatura que cuando no de la realidad inmediata. Luego los ingresos que percibe no tienen porque ser elevados, ni sus niveles de juego estratosféricos. Profesional no es igual por decreto ley a jugar High Stakes en televisión. Un profesional tiene recursos. Conoce las estrategias que le sitúan bien en un torneo de forma regular, se defiende en heads up, plantea batalla en mesa full ring y brega con dignidad en short handed. Sabe jugar on line y en vivo. El resto son leyendas y anécdotas. La realidad es que cada persona se adapta a su nivel y a la vez acomoda éste a sus necesidades. El póquer es profesional cuando satisface prioridades de vida. Desde el momento en que una persona reemplaza el sueldo que le reportaba un trabajo por los beneficios del póquer en cantidad igual o superior, hablamos de un jugador profesional.

Así de simple. Queden claras las ideas de flexibilidad del concepto y de integración interdisciplinar por parte del jugador que se defiende en todos los terrenos, aunque es lógico que tendrá predilección por alguna especialidad en particular. Ello viene determinado por su personalidad, sus habilidades y sus conocimientos, com la realidad flexibles y en constante transformación.

Vamos por esas tres ideas ganadoras, que insisto, son tres, pero no las únicas:

1) Póngase objetivos regulares y realistas: antes de iniciar su sesión profesional. ¿Va a jugar un número de manos determinado?¿ O prioriza un horizonte temporal concreto? Si sabe el rake que corresponde al nivel que juega a esas mesas y las horas que va a trabajar, todo es muy fácil y el juego tiene dos o tres fases procesales:

 a) Construcción de caja: Suelen ser los primeros compases de la sesión en que nos encontramos más frescos y nos resulta más fácil estar más activos en el juego. Es el momento más propicio para crear el remanente.

b) Fase de consolidación: Bajamos el ritmo, cerramos el rango a manos premium o nuts con posición para afianzar definitivamente la jornada por arriba.

 c) Fase de afianzamiento o conservación: No ha lugar en este último tercio de la sesión arriesgar innecesariamente. Y permitidme un matiz: ¿Por qué exponernos si con lo ganado por arriba y el rake, o el rake menos un 10% ya tenemos un jornal? Es la clara diferencia entre un jugador y un profesional. El jugador especula. El profesional administra. El jugador busca emociones, el profesional, rendimientos, lo que no significa que se aburra. Sencillamente que un momento dado que desee explayarse, abre una mesa de límite bajo y se desquita.

2) A tenor de las premisas genéricas del párrafo anterior, vamos con un claro ejemplo: Has comido un buen plato de paella y estás casi al punto del hartazgo. Aun así te ofrecen repetir ( AA, KK, QQ, JJ, 10-10 cuando has construido la caja, o estás en fase de equilibrio, a 5 minutos de cerrar la sesión) Si repites vas a tener digestión lenta y quien sabe si una descomposición. Lo sabes y sin embargo, paradójicamente repites. Es el principio de contradicción que hace genialmente imperfecta a la condición humana. Extremo que educado redunda muy positivamente por activa y por pasiva en nuestra cuenta de resultados:

1) Por lo que ganarías al final de la sesión por el montante de las manos ganadas.

2) Por pasiva, por lo que has dejado de perder al tener una buena selección de manos y respetar las fases en la gestión de la sesión en pos del crecimiento diario del bankroll, el resultado final es más elevado. Ambos factores se conjugan por la inteligencia de saber cuando actuar y cuando pensar con la calculadora, crear imágenes positivas mentales de algún privilegio tangible y cuando por contra, dejar que la bicicleta baje el puerto sin más esfuerzo que la inercia del peso, negociando las curvas con prudencia y llegando a meta ilesos. ¿Merece la pena que la gula ceda ante la razón?

 3) Y a colación: ¿Quien ha dicho que la jornada deba de comerse de un tirón? Nuestra capacidad de concentración tiene un límite y hay que dosificarla de forma sana e inteligente, para que se recicle con garantías dentro de la sesión, de manera que es muy sensato y los profesionales así lo hacen sobre la máxima del conócete a ti mismo: ¿En qué momentos del día rindo más y el plan de trabajo es más sostenible y compatible con la vida de una persona normal? El cansancio y no reconocer la entrada de la fatiga nos abocan a la ruina. No debemos abandonar la referencia de lo social, el deporte, la realidad. No se deje absorber. O cederá a la obsesión y asumirás un bad beat como algo personal, como un fracaso. Una avalancha de sentimientos negativos y derrotistas que es mejor ahorrarse como un hábito sistemático por abusar de nuestra mente y cuerpo. Ganar dinero no significa desvanecerse del entorno donde se vive, se actúa y se tienen responsabilidades personales y jurídicas. Hemos hablado varias veces de ello. Sobreestimularse no es una solución sabia a medio-largo plazo y la factura para nuestra salud es cara. Buscamos resultados sostenibles, vocación, diversificación, largo plazo, calidad de vida. Todas estas exigencias requieren por parte del aspirante a profesional la estructuración de un plan de viabilidad. Omitir esas rutinas es desviarse del camino y las consecuencias son nefastas, cuando no incompatibles con el éxito como el concepto de algo familiar y afín por largo tiempo.

Muchas Gracias.

Antonio Socias.

Escriba un comentario