Apuestas

Informacion sobre las apuestas en internet

Blogalia, anunciate con nosotros

"Todo esto te daré…

Pedrea - Predicciones de Loteria 2010 - Loteria de navidad - Pedrea 2010




… si postrado me adorases” – (Mateo 4:9). Según dice la Biblia, eso es lo que el diablo le dijo a Jesús cuando le ofreció todos los reinos del mundo y su gloria. Pero a Jesús no le pareció bien y rehusó el trato.

Aún así, parece ser que el diablo nunca se da por vencido y a lo largo de los años y de los siglos ha estado muy, pero que muy presente y activo en el planeta Tierra. Muchas son las historias que le rondan, pero en este post me ocuparé de una en particular: La Casa del Diable (Casa del Diablo) de Barcelona.   

Según cuenta la leyenda, en 1982 Agustín Atzerias vivía en la Calle Josep Torres número 20 y sus negocios eran muy prósperos. Decidió realizar unas reformas de coste muy elevado en su residencia. Pero su situación financiera empezó a complicarse y sus negocios dejaron de funcionar, con lo que se encontró en serios problemas económicos. Entonces decidió hacer un pacto con el diablo. Prometió venderle su alma a cambio de un primer premio en la lotería.

Le toco la lotería y Agustín Atzerias consiguió terminar las reformas y resolver sus problemas económicos. Le debió  parecer poco eso de vender el alma porque decidió realizar un particular homenaje: encargó que pusieran demonios por  toda la fachada  y murales con escenas infernales en la fachada, sin escuchar las protestas de los vecinos.

Esta casa aún existe en la dirección indicada en el barrio de Gracia y fui a verla. No es tan impresionante como me la había imaginado puesto que los murales no son visibles – quizá las haya borrado el tiempo, quizá algún vecino / inquilino después – pero los demonios siguen ahí. Las ventanas y puertas están tapiadas y hay un cartel que dice que la casa va a ser restaurada. Evidentemente no pude entrar,  pero sí pude hacer algunas fotografías del exterior. La verdad es que la casita despierta mucha curiosidad y las imágenes dan algo de no-sé-qué entre la morbosidad y la incomodidad de poder estar viendo lo que parece ser un altar al diablo, si es que la leyenda es cierta.

¡Espero que os guste!

 

Escriba un comentario