Apuestas

Informacion sobre las apuestas en internet

Blogalia, anunciate con nosotros

Poker Tip #11: Controla tus emociones

Pedrea - Predicciones de Loteria 2010 - Loteria de navidad - Pedrea 2010




Una de las partes más duras de ser jugador de poker es la de controlar nuestras emociones mientras estamos en las mesas. Durante estos últimos años he visto u oído historias de conocidos que han dilapidado bankrolls de 4, 5 y hasta 6 cifras por no haber sido capaces de manejar correctamente como se sentían mientras estaban jugando.

Aunque son varias las emociones que podemos sentir jugando y ninguna de ellas debería afectar nuestro juego, voy a hablar de las negativas ya que potencialmente son más peligrosas, las que pueden provocar que acabemos estampando nuestro bankroll. Las que nos hacen entrar “on tilt”

Este tío comenta nunca haber estado on tilt…

El tilt es un estado mental en el que perdemos el criterio y la capacidad de razonar correctamente, volviéndonos cada vez más loose y más agresivos (más información detallada aquí)

Lo que suele pasar antes de entrar on tilt es una serie de acciones en las que sentimos que hemos sido injustamente tratados (por lo general por la varianza), empezamos a sentirnos frustrardos y desesperados para acabar furiosos, jugando como auténticos dementes. Acabar completamente furiosos estampando nuestra pasta es un caso muy extremo que personalmente nunca he visto, pero si que he visto muchos mini-tilts como puñetazos en la mesa, gritos y demás, que hacen que perdamos la concentración, juguemos peor y perdamos dinero.

Mucha gente considera que descargar su furia les hace jugar mejor, cuando en realidad, durante el rato que se comportan así, su cerebro tienen la misma capacidad de raciocinio que el de un gusano de seda.

Estos son los 3 indicadores de mini- tilt que más veo en la oficina:

  1. Dar gritos. Llevas un rato perdiendo botes sin parar y acabas gritando porque te sientes frustrado.
  2. Quejarse durante minutos (aunque sea sin alzar la voz). Esta es la version menos escandalosa de gritar. Se produce por lo mismo que los gritos y acaba siendo una especie de murmullo continuo en el que no paramos de repetir lo desgraciados que somos y lo afortunados que son nuestros rivales.
  3. Dar golpes. Suele sucede unos minutos después de los murmullos/lloriqueos o directamente después de algún grito. Normalmente se produce cuando nos sentimos tan frustrados y maltratados por la varianza que ya no podemos aguantar más.

Nombro estos 3 en particular porque los veo frecuentemente y muy poca gente les da la importancia que tienen. Cuando llegamos a hacer cualquiera de las tres acciones mencionadas, implica que estamos en un estado mental sub-optimo y cerca de llegar al tilt. En ese momento, el mejor consejo que podeis recibir es breve y facil de aplicar, cerrad las mesas y durante un rato haced cualquier cosa que os divierta o distraiga hasta que volváis a estar relajados.

En mi oficina esto pasa frecuentemente y tengo curiosidad por saber, ¿a vosotros alguna vez habéis tenido algún mini-tilt? ¿Cómo los combatís?

Escriba un comentario