Apuestas

Informacion sobre las apuestas en internet

Blogalia, anunciate con nosotros

Mis peliculas favoritas (2)

Pedrea - Predicciones de Loteria 2010 - Loteria de navidad - Pedrea 2010




38. Rocky (1976, John G. Avildsen) y Rocky Balboa (2006, Sylvester Stallone)
2 por 1. En la pelicula de 1976 Rocky Balboa es un boxeador de tercera, no muy listo, que trabaja como cobratario y que vive en Filadelfia. Como todos sabemos, a menos que hayas vivido en una cueva los últimos 30 años, Rocky (apodado “El semental italiano”) obtiene la oportunidad de pelear contra el campeón de los pesos pesados Apollo Creed (interpretado por Carl “No soy Lando Calrrisian” Wethers). Si bien es cierto que la película es una especie de alegoría al sueño americano, hay que reconocer que Stallone escribió un guión efectivo, sin exagerar en el elemento melodramático, exceptuando el final de la película claro esta. Y se concentro en realizar una trama simple, (cosa que no hicieron con algunas de sus secuelas y por lo mismo las hizo verdaderamente infumables) pero no por eso menos efectiva, la cual nos mueve ese sentimiento de “tu puedes hacerlo”. Ademas tenemos momentos que ya forman parte de la cultura popular, como es la secuencia del entrenamiento al ritmo de Gonna Fly Now de Bill Conti.

Por otro lado tenemos la sexta película basada en este personaje. Rocky Balboa la cual llega exactamente 30 años después de la primera entrega. Aquí nos encontramos con un Balboa que ha vuelto a donde comenzó, después de una larga travesía e incontables peleas, ahora administra un restaurante, su hijo no le habla y su esposa Adrian ha muerto. Se le ofrece volver al ring para una pelea de exhibición contra el actual campeón Mason “The Line” Dixon, que por cierto es el rival menos carismático al que Balboa se ha enfrentado. Tengo que admitir que esta película es mas efectiva si eres fan de la saga, como yo. Asi que Rocky se enfrenta a una decisión muy importante, entre pelear o dejar que “la bestia” se lo coma.

Ambas películas están entre mis favoritas, ya que, se nos demuestra lo que uno es capaz de hacer cuando se tiene voluntad. Curiosamente en ninguna de estas películas nuestro personaje gana sus peleas, ya que después de todo la historia de Rocky no se trata sobre ganar, sobre alcanzar la fama o ganar dinero. Sino de poder hacer todo lo que te propongas, sin importar que tan jodido parezca todo a tu alrededor.

“Te levantaba en mis manos y le decía a tu madre, “este niño será el mejor chico del mundo, será mejor que cualquier persona que haya conocido”. Creciste y fue maravilloso observarte cada día, fue un verdadero privilegio. Llegado el momento te convertiste en un hombre y lo aceptaste. Pero en algún lugar del camino, cambiaste. Dejaste de ser tu mismo. Permitiste que las personas te apuntaran con su dedo en tu cara y te dijeran que no eras bueno. Y cuando las cosas se pusieron feas, comenzaste a buscar algo a que culpar, como una gran sombra.
Permíteme decirte algo que ya sabes. El mundo no es todo sol y arcoíris. Es un lugar muy cruel y desagradable y no importa cuan duro seas, te golpeará hasta dejarte de rodillas y te mantendrá permanentemente sometido si se lo permites. Tú, yo, ni nadie va a golpear tan duro como la vida. Pero no es acerca de cuan duro puedes golpear, es acerca de cuan duro son los golpes que puedes recibir y continuar avanzando. Cuanto puedes soportar y continuar hacia adelante. Así es como lo hacen los ganadores! Ahora si sabes lo que vales, entonces ve afuera y consigue lo que mereces. Pero tienes que estar dispuesto a recibir los golpes y no apuntar con tu dedo diciendo que no estás donde querías estar por culpa de él, de ella ni de nadie! Los cobardes hacen eso y tu no eres un cobarde, eres mejor que eso!
Siempre te amare sin importar lo que pase. Eres mi hijo, eres mi sangre. Tú eres la mejor cosa de mi vida. Pero hasta que no comiences a creer en ti mismo, no tendrás una vida.”

Tal vez la razón por la que estas películas siempre me ponen en un humor muy especial, es porque Rocky invariablemente me recuerda a mi padre.

37. Casino (1995, Martin Scorsese)
Por alguna razón Scorsese tiene el don en lo que a películas de mafiosos se refiere. Y aunque Casino no es exactamente una película de “la cosa nostra”, por lo menos retrata la (bueeh) mafia que envuelve (o envolvía) a ese pueblito que queda arribita de Las Nagas, llamado Las Vegas (chiste mamón cortesía de Don Polo). Creo que lo que me atrapo al ver esta película, fue la increíble facilidad con la que nuestros protagonistas mandan al carajo todo lo “bueno” que ya tenían. Después de todo la primera media hora de la película nos muestra como nuestros personajes Sam Rothstein (Robert De Niro) y Nicky Santoro (Joe Pesci) llegan a convertirse prácticamente en los dueños de esta ciudad y también nos lleva a conocer el lado oscuro, aquel que las luces de neón no logran iluminar. Sam es un “As” para las apuestas por lo que hace ganar a los “capos” sumas estúpidas de dinero. Nicky por su parte…bueno Nicky, es el clásico hijo de puta que cobra las deudas de los jefes. Pero como dice el póster promocional y nos damos cuenta conforme la película avanza: “nadie se queda en la cima por siempre”. Gracias a unas decisiones superinteligentes por parte de nuestros protagonistas, todo se va al carajo. Bueno, después de todo casarse con una sexy apostadora, vividora, que tiene un novio pobretón y jodido, debe de ser una gran pinche idea, y mas si le das la única llave de tus ahorros. ¿Que carajos pensaba Sam Rothstein? Por otra parte tenemos a mi personaje favorito Nicky Santoro, encarnado por Joe Pesci, antes de que se convirtiera en el estereotipo del personaje bajito y cagado (¡Gracias Mel Gibson!), un psicópata de primera, que a la mas ligera muestra de agresión tomaría una pluma y la encajaría en mi garganta o metería mi cabeza en un torno, pero vamos, ¿No pudo aguantar sus ansias de romper cabezas? Después de todo ambos tenían lo que parecía ser una vida perfecta.

¡¡¡¡¿Charlie M? Mothefucka!!!!

No, no pudo. Así que ademas de ser una historia sobre gángsters, mafiosos, putas, apuestas, felaciones, etc. También es una historia que nos muestra el ascenso y la caída de dos personajes diametralmente opuestos, y que ademas nos enseña de la manera mas cabrona posible que todos podemos pasar por las mismas situaciones (menos o mas melodramáticas, pero al fin y al cabo, la mismas) y sin duda alguna tomar las mismas decisiones desastrosas que Sam y Nicky. Al menos para uno de ellos todo termino bastante bien, y por bastante bien me refiero a no acabar enterrado vivo en un campo maíz.

¡Si a huevo vamos a cagarla!


Escriba un comentario