Apuestas

Informacion sobre las apuestas en internet

Blogalia, anunciate con nosotros




Uno de los aspectos que más ha cambiado el proyecto de ley aprobado por el Ejecutivo con respecto a los primeros borradores se refiere a las apuestas deportivas. El primer texto elaborado en diciembre llevó a la Liga de Fútbol Profesional (LFP) a presentar diversas alegaciones, en su papel como responsable de la organización de sus competiciones (Liga BBVA y Liga Adelante) y de su explotación comercial en el más amplio sentido, según definen sus estatutos.
Entonces, la LFP era bastante crítica. «Todas las disposiciones del texto (anteproyecto entonces) tienen un denominador común: la limitación de los derechos existentes o la negación de los que pudieran corresponderle», decían. Y señalaban que si esta línea se mantenía, su posición sería la de iniciar toda clase de acciones para preservar sus derechos -en esta línea está su amenaza de parar la próxima jornada de competición (2 y 3 de abril) en protesta por el partido de fútbol televisado en abierto (que quieren eliminar para pedir más dinero a los canales de pago) y evitar que se usen sin contraprestación -o con una manifiestamente insuficiente- los derechos relativos a sus competiciones, por empresarios públicos o privados, para la gestión de sus propios negocios.
Respecto a las apuestas deportivas, explicaban entonces que la ley debía establecer un retorno a las entidades organizadoras, como sucede en otros países europeos. Y respecto a la quiniela, señalaban que la LFP «tiene asumidas obligaciones frente a terceros que no podrá atender si no se le garantiza, al menos, partir de la situación actual y despejar incertidumbres».
Finalmente, el proyecto aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 4 de febrero recogió buena parte de las peticiones de la Liga, por lo que la opinión de sus responsables ha mejorado de forma sustancial. Así, el texto que está tramitando el Parlamento (ahora en fase de enmiendas particulares en el Congreso) garantiza para el deporte la recaudación obtenida por las apuestas deportivas mutuas, es decir por las quinielas, en los mismos términos y porcentajes que venían aplicándose ahora por el Real Decreto 419/1991, de 27 de marzo, que fija en un 10% el retorno de ingresos para el fútbol profesional.
Asimismo, como novedad, se garantiza el derecho a recibir un porcentaje de la recaudación de las apuestas deportivas ‘on line’ para su retorno al deporte, además de la cantidad que ya se viene recibiendo de quinielas. Para ello, será la Ley del Deporte Profesional -aún no concluida- la que fijará dicho porcentaje.

Escriba un comentario