Apuestas

Informacion sobre las apuestas en internet

Blogalia, anunciate con nosotros

El día que a Aquarius le tocó el Niño

Pedrea - Predicciones de Loteria 2010 - Loteria de navidad - Pedrea 2010




A veces la suerte es caprichosa, y más cuando de publicidad se trata. ¿Qué puede convertirse en un verdadero fenómeno de masas, y qué en un estrepitoso fracaso? Más allá de los números con los que en muchas ocasiones se nos llena la boca para justificar una campaña, existen factores completamente aleatorios, como la imprevisibilidad de la gente, o el puro azar.

Y si no, que se lo digan a Aquarius. Hace unos años, casi de forma profética, la marca de bebidas refrescantes se atrevía a decir que, “La gente hace lo que le dá la gana”, poniendo en tela de juicio los estudios de marketing que se realizan para prever cómo va a funcionar un producto.

Quién le iba a decir a Aquarius despues de su última campaña publicitaria,obra de la agencia Sra. Rushmore, basada en un desconocido pueblecito de Soria, cuya peculiaridad es que tiene los nombres más raros de España, que iba a tocar el “Gordo del Sorteo del Niño” allí.

De repente, toda la atención mediática de España se ha centrado en ese pueblecito soriano llamado Huerta del Rey, que, casualmente, se hizo popular por esa campaña.

Esta repentina e inesperada publicity que ha tenido Aquarius en todos los medios hubiese supuesto una cantidad de dinero bastante respetable y, con toda seguridad, repercutirá en la venta de sus productos.

El azar, o en este caso, la suerte del Sorteo del Niño, ha vuelto a poner de manifiesto la importancia de los factores aleatorios, los cuales son imposibles de predecir y de controlar.

En un entorno en el que la comunicación está globalizada, y que además es inmediata, las marcas han de comprender que ya no pueden mantener una actitud rígida como ha venido siendo hasta ahora. Han de entender que han de adquirir una actitud líquida y fluida, con la que poder adaptarse de una forma natural a los cambios rápidos que se generan en el entorno y, que en la mayoría de las ocasiones, son ajenos a su control.

Escriba un comentario