Apuestas

Informacion sobre las apuestas en internet

Blogalia, anunciate con nosotros




EL EUríbor no superará el 2% en 2011
Cuando un producto financiero supere los intereses que abona en su hipoteca es mejor apostar por él

El Euríbor terminará el año en el 1,5%. Y aunque para 2011 se espera que se acelere un poco, no superará el 2%. Por lo tanto se mantendrá en niveles históricamente bajos, lo que supondrá un alivio para los hipotecados en particular y para la economía en general ¿Interesa amortizar hipoteca con el dinero que nos ahorramos o es mejor invertirlo?

En julio de 2008, el Euríbor, el índice de referencia para los préstamos hipotecarios, alcanzó el 5,393%, convirtiéndose en un pesado lastre para las familias hipotecadas. La crisis financiera trajo consigo la rebaja de los tipos de interés y, por ende, del indicador hasta situarse en niveles históricamente bajos. A pesar de que en la segunda mitad de 2010 ha vivido un pequeño rally alcista que continuará en 2011, la inestabilidad económica hará que no supere el 2%. Niveles todavía muy cómodos para los hipotecados.

Sin embargo, ante esto, una de las opciones más habituales es amortizar anticipadamente reduciendo, o bien plazo, o bien cuota, con el objetivo de reducir al máximo los intereses que se pagan.

Para ello, hay que saber que la mayoría de las hipotecas concedidas en España siguen el sistema de amortización francés. Para los préstamos a interés variable consiste en que el capital se amortiza en forma creciente, mientras que los intereses se calculan sobre el saldo, motivo por el cual son decrecientes. Es decir, en los primeros años de vida de la hipoteca se pagan muchos más intereses que capital, mientras que en los últimos años casi todo lo que se paga es capital y los intereses son muy bajos.

Cada anualidad es la suma de la cuota de interés y la cuota de amortización correspondiente al año de que se trate. Este sistema se llama también progresivo, porque a medida que transcurre el tiempo las cuotas destinadas a la amortización de capital van siendo mayores, mientras que las cuotas de interés irán disminuyendo porque el capital pendiente por amortizar irá siendo menor.

Por este motivo, no en todos los casos interesa amortizar hipoteca. Si es uno de los afortunados que le ha tocado algún premio importante, no sólo de la lotería nacional, sino una primitiva o una quiniela o si tiene ahorros o ha recibido una sustanciosa herencia debe saber que hay otras alternativas.

Como ya hemos dicho, el sistema de amortización francés divide las cuotas hipotecarias en capital e intereses. Y por otro lado, bancos y cajas ofrecen, por ejemplo, depósitos al 4,75%. En el caso de que los rendimientos de esos productos financieros superen a los intereses del préstamo hipotecario no conviene amortizar hipoteca. Sin olvidar, que además, se puede deducir un 15% del capital amortizado con un máximo de 9.015 euros.

Así, la hipoteca media en España, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) del mes de septiembre, ascendía a 119.000 euros a un plazo de 23 años. Si tuviéramos ese dinero podríamos decir adiós a la hipoteca.

Pero también contratar un depósito a 12 meses al 4,75%, como ofrecen algunas entidades. Así, los intereses del préstamo serían inferiores a los rendimientos obtenidos. En el primer caso, pagaríamos una letra de 577 euros, de los cuales, 228 euros se destinarían inicialmente al pago de intereses. Sin olvidar que a medida que se avanza en la vida del préstamo hipotecario éstos se van reduciendo.

En cuanto a la inversión de un depósito, obtendríamos 5.677 euros al año, 473 euros al mes y una vez aplicada la retención del 21%, quedaría un saldo bruto de 373 euros mensuales, por encima de los intereses del préstamo.

Si en lugar de disponer del importe total del préstamo tenemos ahorrados por ejemplo 60.000 euros, los rendimientos del depósito ascenderían a 2.850 euros al año, 237 al mes antes de la retención y 187, una vez aplicada.

Para 30.000 euros los rendimientos anuales alcanzan los 1.425 euros, 118 euros al mes y una vez aplicada la retención a Hacienda del 21% se queda en 93 euros.

Por otro lado, si hemos firmado la hipoteca antes del 31 de diciembre de 2010 tendremos acceso a la deducción de Hacienda, independientemente de nuestro salario anual. El porcentaje de la desgravación es del 15%, con un límite máximo de 9.015 euros. Si la cuota hipotecaria es de 577 euros, al año hemos pagado de crédito 6.924 euros, por debajo del límite, pero de los que podemos deducirnos 1.038 euros en la próxima declaración del IRPF.

Otra de las opciones es comprar acciones de empresas que den buena rentabilidad por dividendo. En este caso tres serían las apuestas más interesantes. Por un lado Telefónica, que ofrece una rentabilidad por dividendo del 8%, igual que BME. Por su parte, Repsol ofrece un 5%.

Escriba un comentario